10 documentales ambientalistas que no te podes perder

Paso de Netflix a Amazon. De ahí me voy a Disney+ para unos minutos más tarde saltar a Youtube. Y pienso que a mitad de año llega HBO Max y que se van a sumar cientos de opciones más. También agrego lo que puedo encontrar en Internet o en Flow. ¿La conclusión? Elegir algo para ver cada vez es más difícil. Por eso, acá te dejamos una selección de diez documentales (y si llegás al final, algunos más) que sí o sí tenés que ver.


Por primera vez en la historia de la humanidad tenemos miles de horas de contenido audiovisual para ver en nuestras casas. Ni siquiera es necesario viajar porque están ahí, en nuestros televisores o computadoras. Ojo, hay que decir todo. El acceso es fácil pero no para todos. Hay que tener Internet, los dispositivos y pagar las plataformas. Pero si sos de los privilegiados que pueden tener todo eso, entonces estás ante un abanico de posibilidades que no es infinito pero casi.

En el mundo ya se habla de la ansiedad que genera elegir una película, una serie o un documental entre tantas plataformas. Sin ir muy lejos, la semana pasada Netflix anunció una nueva opción para evitar que esto ocurra. Dentro de poco habrá una ventana que al clickear sobre ella el algoritmo seleccionará un contenido para nosotros. Me suena familiar y pienso que en cierto modo es como volver a un canal de aire o de cable que fue programado por alguien sin preguntar nuestra opinión. Supuestamente, con las plataformas nos liberamos de eso y ahora volvemos a eso una vez más. Raro.

En fin, toda esta vuelta es para contar cómo me siento, y cómo creo que se sienten muchos, a la hora de elegir algo para ver. Y pasa con todo. Con las de acción, con las de comedia, con la de terror y, como no puede ser de otra manera, con los documentales sobre el medio ambiente.

Hay decenas. De todos los tipos: sobre la disminución de la fauna, disminución de la flora, efectos del cambio climático, derretimiento de los polos, aumento del nivel de emisiones de gases de efecto invernadero, aumento de la cantidad de plástico en los océanos, aumento del nivel de agua en los océanos y un largo etcétera que nos llevaría párrafos y párrafos.

Armar una lista de diez documentales sobre medio ambiente no es sencillo. Pero tampoco imposible y quizás ayude a pasar menos tiempo dándole al control remoto para elegir uno. Pero antes de empezar, aclaro algo. No es una lista del mejor al peor o viceversa. El orden es arbitrario y no por cuestiones de gusto. Porque, por lo menos para mi, todas las producciones que hablen sobre uno de los problemas más importantes que tenemos como humanidad, son importantes.

Chasing coral – NETFLIX

Empecemos con uno poco comentado pero de gran valor científico. En busca del coral se estrenó en 2017 y retrata la travesía del director, Jeff Orlowski, y su equipo por intentar demostrar cómo y por qué se están muriendo las grandes cadenas de coral.

Para los que no sepan, como era mi caso antes de ver el documental, el coral es un animal marino compuesto por miles de millones de individuos que se asocian como comunidad. Las cadenas de coral más antiguas datan de hace 50 millones de años y cumplen un rol fundamental en el equilibrio del ecosistema marino en el cual se encuentran.

Debido al derretimiento de los polos, al cambio del PH del agua marina y al aumento de temperatura de los océanos, los corales están muriendo. El proceso se denomina “blanqueamiento” y es fácil de observar ya que toda esa gama de colores que se encuentra en un coral pasa a ser blanco y, posteriormente, esos organismo mueren.

Orlowski retrata esta catástrofe ambiental y pone el foco en nuestra responsabilidad. Por culpa del constante maltrato al planeta, estamos destruyendo en pocas décadas formaciones de coral que tardaron millones de años en formarse y que no pueden recuperarse. Pero como no se ven a simple vista, era una problemática difícil de comunicar. Por lo menos hasta que el equipo detrás de En busca del coral se propuso modificar eso.

The Last Ice – National Geographic

La pelea contra la crisis climática se da en todos los rincones del planeta. Y el Ártico no es la excepción. En 2020, el director Scott Ressler, asociado con Enric Sala, fundador de National Geographic Pristine Seas, estrenó un documental para difundir la problemática que viven 100 mil Inuts por el derretimiento del hielo entre Canadá y Groenlandia.

Por el aumento de la temperatura del planeta, glaciares de esa zona se derriten a velocidades récord. Eso abre la puerta a compañías dedicadas a los combustibles fósiles que buscan explotar depósitos de gas y petróleo que se encuentran allí. También empresas pesqueras ven la oportunidad de llevar sus operaciones a ese espacio que antes estaba congelado.

Mientras tanto, los pueblos que viven hace siglos sobre los hielos del Ártico comienzan a notar que su vida y su cultura son amenazadas. Si las compañías pesqueras se llevan los peces, ¿qué comerán ellos?. Si las empresas petroleras realizan perforaciones, ¿qué tan contaminado quedará el espacio en el cual viven?

Los Inuts se hacen estas preguntas y saben que las respuestas no los favorecen. Por ese motivo, advierten sobre la situación y comienzan a tomar medidas que demuestran, una vez más, que la crisis climática afecta a las poblaciones de todos los rincones del planeta.

Blackfish – Internet

Blackfish es el nombre que algunos pueblos originarios de norteamérica le dieron a las orcas. Una denominación más correcta que la de “ballenas asesinas” ya que de asesinas no tienen nada. Las orcas son mamíferos sumamente inteligentes que viven en comunidades, tienen un concepto de familia bastante similar al de los seres humanos y tienen la capacidad de comunicarse entre sus miembros.

Esa inteligencia fue utilizada durante décadas por distintos parques marinos para atraer a los espectadores. Las orcas fueron sacadas de sus hábitats naturales, llevadas a estanques que para su tamaño eran pequeños y obligadas a realizar trucos para entretener a las personas.

Todo ese sistema es retratado por Blackfish, un documental que se estrenó en 2013 y que quitó el velo a un negocio de explotación animal que terminaba con orcas sufriendo trastornos psicóticos. La protagonista de la producción es Tilikum, que fue capturada en 1983 y durante décadas sufrió por el encierro, la soledad y el maltrato. El resultado fue que en 2010, el animal mató a su entrenadora y el objetivo de la directora Gabriela Cowperthwaite fue demostrar que la culpa no fue de la orca sino de todo el sistema que explota animales para la diversión humana.

Seaspiracy – NETFLIX

Un documental que se estrenó recientemente y que generó mucha polémica desde su llegada a la plataforma. Ali Tabrizi, su director, pone el foco en la industria pesquera y la señala como la gran culpable de la contaminación en mares y océanos y la destrucción de la vida marina en esos ecosistemas.

A lo largo de la producción, se pueden observar videos, investigaciones y cifras de estudios científicos que desembocan una y otra vez en la misma conclusión: hay que dejar de comer pescado para evitar que los mares y océanos queden vacíos.

Si bien no es mentira que la industria pesquera contamina, durante las últimas semanas varios expertos opinaron que las conclusiones de Seaspearacy son extremas. Por un lado es cierto que las redes, trampas y boyas que desechan los barcos pesqueros terminan flotando en los océanos o amontonadas en playas. Pero por el otro, es imposible saber si contaminan más que las miles de toneladas de plástico que son arrojadas a los mares año a año. Esta es una afirmación que hace el documental y que fue rechazada en reiteradas ocasiones.

De todas formas, no es un mal intento de mostrar una problemática que es real. Quizás faltó mostrar los esfuerzos que se están llevando a cabo para proteger zonas marinas para el desarrollo de la fauna. O analizar que hay poblaciones que dependen de la pesca para sustentarse y alimentarse y que para ellos dejar de comer pescado no es una solución.

Océanos, el misterio del plástico perdido – AMAZON Y YOUTUBE

Es un buen ejercicio ver este documental del 2016 luego de Seaspearacy porque se complementan. Un equipo de investigadores, liderado por la experta en oceanografía Kara Lavander Law, analiza una serie de estudios para meterse con profundidad en un tema que la producción anterior trata de forma liviana: el plástico en los océanos.

La pregunta que guía al grupo es sencilla. ¿Dónde está el plástico que se tira al mar? Según sus datos, por año se desechan ocho millones de toneladas de este material. Por sus estimaciones, en los océanos debería haber alrededor de cincuenta mil millones de toneladas de plástico, pero solo el 1% es visible. ¿Qué pasó con el resto?.

Microplásticos. Esa es la respuesta. El equipo muestra cómo el plástico se desintegra en elementos más pequeños pero nunca desaparece. Y todo ese material viaja por el mundo a través de las corrientes oceánicas. Así que en la actualidad se puede encontrar microplásticos en el fondo marino, en los hielos del ártico, en la Antártida, en los corales y hasta en el interior de peces y mamíferos acuáticos.

Paris to Pittsburgh – DISNEY+

El nombre de este documental hace referencia a un hecho que ocurrió en 2017 y que provocó graves daños a las políticas ambientales internacionales. En junio de ese año, el por entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que sacaría al país del Acuerdo de París, ese tratado internacional que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Con Joe Biden como nuevo mandatario de una de las naciones que más contamina en el mundo, esa situación parece haber cambiado. Pero durante los cuatro años de Trump, la crisis climática no fue abordada por su gobierno como prioritario. Aunque hubo políticos que resistieron, como Bill Peduto, alcalde de Pittsburgh.

A partir de esa disputa, los directores Sidney Beaumont y Michael Bonfiglio, muestran los esfuerzos que se hicieron en esa ciudad y en otras de Estados Unidos para reducir sus huellas de carbono y los impactos negativos que generan al medio ambiente. Además de señalar la importancia de elegir líderes mundiales que pongan a la crisis climática como una problemática real y que requiere soluciones urgentes.

CARAS CONOCIDAS

Hasta aquí, seis documentales donde las temáticas son el centro de la narración. Los que vienen de ahora en más, también ponen al medio ambiente como eje pero aprovechan la popularidad de activistas, científicos y estrellas de Hollywood para que el mensaje se replique a mayor velocidad.

David Attenborough: Una vida en nuestro planeta – NETFLIX

Si de divulgadores enfocados en la naturaleza y de documentales sobre el medio ambiente se habla, es imposible no destacar la figura del científico británico David Attenborough. Pionero en mostrar la vida en la Tierra más allá del ser humano, a sus 94 años hace un repaso de su trabajo y lamenta que aún habiendo hecho todos los esfuerzos posibles para advertir sobre la destrucción de los ecosistemas, las personas continúen mostrando su desinterés por la flora y fauna del planeta.

Por un lado hay una visión apocalíptica para los próximos cien años. La destrucción del Amazonas, el derretimiento de los polos y la extinción masiva de especies, son algunos de los puntos que advierte el científico. Pero al mismo tiempo, deja un halo de esperanza al señalar ejemplos que podrían revertir esta situación.

Un último testimonio de Attenborough para cerrar una vida dedicada a la naturaleza. Una mirada, un tanto trágica, de lo que puede ocurrir pero también un último intento de utilizar su imagen popular para generar conciencia y, quizás, ser el motor de acciones positivas.

Jane – DISNEY+

Y en la misma línea, tampoco se puede dejar de mencionar a Jane Goodall, quien dedicó su vida al estudio de los chimpancés y la conservación del medio ambiente. Por ese motivo, en 2017 se estrenó un documental que retrata su vida con imágenes que nunca antes fueron exhibidas.

Con tan solo 20 años, Goodall se instaló en Tanzania, más precisamente en la selva de Gombe, para vivir entre chimpancés. Sin estudios previos, estableció sus propios protocolos de investigación y llegó a conclusiones inéditas para ese campo científico. Desde entonces dedicó su labor diaria a la protección de estos animales y a la concientización sobre la importancia de la naturaleza para una vida sana.

Más allá de ser un documental que narra la vida personal de Goodall, es una buena oportunidad de conocer su labor incansable. De entender lo que ocurre con una especie no muy lejana a la nuestra pero que también se ve afectada por la falta de respeto con la que tratamos al planeta. 

Zac Efron: Con los pies sobre la tierra – NETFLIX

Una serie documental para ver sin prejuicios previos. Sí, Zac Efron es un actor de Hollywood que hizo su carrera a base de películas románticas y adolescentes sin mucho contenido social. Pero con esta producción muestra un lado poco conocido en él y aprovecha su popularidad entre el público joven para compartir su preocupación por la crisis ambiental.

En los distintos capítulos, Effron recorre junto a un equipo de producción varios países con el objetivo de encontrar formas más sustentables y saludables de vivir. Desde plantas de generación de energía no contaminante en Islandia hasta ecovillas construidas en Costa Rica, el actor descubre iniciativas que contradicen la lógica consumista y extractivista a la cual está acostumbrado.

Un eje fundamental que toca a lo largo de toda la producción es la alimentación. Incluso revela dietas a las que fue expuesto para algunas películas en las que trabajó y que no fueron del todo saludables para su cuerpo. Effron realiza un intento más que aceptable de mostrar su costado ambiental y en varias ocasiones deja ver sus miedos con respecto al futuro que vendrá si no cambiamos nuestras formas de consumo.

Gael García Bernal: El tema – YOUTUBE

Y para finalizar, alguien cercano a nosotros. Gael García Bernal se encuentra lanzando una serie de episodios sobre la crisis climática. El material se enfoca en México pero se puede trasladar al resto de los países de América Latina que sufren por la contaminación pero también por los constantes intentos extractivistas de los países desarrollados.

Hasta el momento ya están disponibles los primeros tres episodios producidos por Bernal y su equipo. El primero de ello reflexiona sobre un hecho ocurrido en su país a partir de febrero del 2020 que refleja cómo el agua comienza a ser utilizada como mercancía y botín político. Por unos arreglos con Estados Unidos, se cortó el paso de agua en las presas de Chihuahua, ciudad ubicada al noroeste. El recurso básico para la vida fue catalogado como “de seguridad nacional”, se militarizó las represas y comenzó a ser enviado a otra zona. Eso desató un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los agricultores del lugar que intentaron frenar la situación al ver que se iban a quedar sin agua. En otras palabras, una violenta lucha por el agua.

Por costos, logística y otras cuestiones técnicas, no es sencillo realizar documentales sobre el medio ambiente en Latinoamérica. Los hay, pero son escasos en comparación con otras temáticas. Y allí radica uno de los valores más grandes del material de García Bernal. Porque la producción es de él y probablemente no gane dinero ya que no es un proyecto que ponga lo comercial por delante. Todo lo contrario. Al mexicano le interesó saber qué pasa con la crisis climática en su país y lo llevó a cabo basándose en lo que más sabe: realizar cine.

Mírá los capítulos acá…

BONUS TRACK

Para cerrar la lista, un bonus track con dos documentales independientes y autogestivos que se estrenaron el año pasado y que tienen relación directa con Argentina. Porque las problemáticas ambientales están en todos lados, y en el país también surgen producciones que se llevan a cabo con un gran esfuerzo para visibilizarlas.

Trash: el camino de la basura – Escritura Crónica

El primer documental interactivo de Argentina sobre la basura y el impacto ambiental negativo que tiene el mal manejo de los residuos. Con su estreno a finales de 2020, Agustina Grasso buscó mostrar en imágenes el recorrido que hacen estos materiales una vez que salen de nuestros hogares.

Desde el transporte a basurales y rellenos sanitarios hasta las enfermedades que provocan en las personas que viven a su alrededor, la producción es un testimonio en primera persona del daño que genera un sistema que no pone al medio ambiente y a las comunidades como prioridad.

Además, la narración del documental invita al espectador a interactuar e informarse más sobre el tema. Al ingresar, uno ve la palabra TRASH y cada letra es una parte de la producción. Así, el público va ingresando y descubriendo la historia por etapas. Y al mismo tiempo, descubre capacitaciones y actividades que tienen como objetivo dar más información y opciones para involucrarse.

Una laguna negra – FACEBOOK

También estrenado durante el 2020, el documental muestra el desastre ambiental que están provocando las mega granjas porcinas en la Península de Yucatán, México. La idea original la tuvo Patricio Eleisegui, periodista argentino especializado en estas temáticas. Cuando comenzaron las tratativas para instalar granjas de este tipo en Argentina, a él le dijeron que el modelo a seguir era el mexicano. Y decidió viajar hasta allí para observar el futuro de nuestro país.

Lo que encontró no fue bueno y junto a la directora Maricarmen Sordo decidieron mostrarlo a través de un documental. Desechos arrojados a la selva sin tratamiento sanitario, contaminación de las fuentes de agua dulce, desmonte y utilización de agrotóxicos son solo algunos de los daños que pudo presenciar el equipo.

Y todo eso podría ocurrir en Argentina en caso de que las mega granjas porcinas se instalen en el país. Una forma de adelantar un futuro apocalíptico en caso de no repensar los sistemas de producción intensiva y el daño que le provocan al medio ambiente si no se regulan correctamente. Miralo ingresando acá…

¿Ya tenés el libro Crónicas de una millennial?

Ebook

Libro

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *