Cinco tips para relajar la zona cervical

Si hay algo que esta pandemia obligó fue a utilizar las tecnologías digitales de comunicación. Pero el uso del smartphone y trabajar desde casa con la computadora nos pueden afectar la zona cervical y provocar dolores de cabeza, contracturas y lesiones. Inclusive jugar a videojuegos. Existe un sindrome denominado “Text Neck” relacionado con el uso del celular y se indica que 58% de los usuarios de teléfonos móviles sufrirán de esta afección en algún momento de su vida. Por eso, te damos estos tips para que te tomes un tiempo para relajar la zona de cervicales (¡al final encontrá un bonus track!).


¿Qué son las cervicales?

Las cervicales se encuentran en el cuello y son las primeras siete vértebras de la columna. Son muy pequeñas y flexibles, cumpliendo con el tremendo trabajo de sostener y movilizar la cabeza, digo tremendo porque la cabeza pesa unos cinco kilos (este peso puede llegar a los 27 kilos cuando flexionamos el cuello y la columna hacia adelante y abajo). Sí, es un montón!

En colaboración con las vértebras hay muchas fibras de músculos y tendones que intervienen en esta labor y son ellos los que se encuentran inflamados y contracturados debido a la sobrecarga. Antes de que exista una lesión de las vértebras o de los discos intervertebrales, son los músculos los que sostienen la tensión.

¿Cuáles son las causas del dolor cervical?

La causa principal es la posición que mantenemos durante horas al utilizar el smartphone, jugar a la play, y trabajar con la notebook. Hasta existe un sindrome denominado “Text Neck” relacionado con el uso del celular y los padecimientos que genera a nivel osteomuscular. Según un estudio, el 58% de los usuarios de teléfonos móviles sufrirán de esta afección en algún momento de su vida, aumentando considerablemente en niñes y adolescentes.

Desde el punto de vista energético, el cuello es el vínculo entre el cuerpo y la cabeza, cuando existen dolencias crónicas en el cuello, esa conexión entre cuerpo y mente se ve interrumpida o bloqueada. Por otro lado, en la sociedad actual hay una supremacía de la actividad intelectual y mental por sobre la actividad sensorial del cuerpo, existe un desbalance energético en las fuerzas elementales del ser. 

Más info: tallerescronicos@gmail.com

¿Cómo aliviar los dolores cervicales?

Por supuesto, lo primero que tenes que hacer si padeces de un dolor crónico, es ir al médico para conocer la gravedad del caso y evaluar si existen lesiones.

Luego independientemente de esto proba lo siguiente:

  • Mejorá la postura que adoptas al realizar actividades con celulares u otros dispositivos. No flexiones la columna ni la cabeza hacia abajo y adelante; posiciona los dispositivos con la pantalla a la altura de tus ojos y utiliza sillas ergonómicas que te mantengan la espalda recta
  • No estés sentade en la computadora más de 45 minutos sin moverte. Levantate y estirá el cuello, mové los hombros y la espalda.
  • Suplementate con magnesio, perdemos muchísimo de este mineral a causa del estrés y es súper necesario para aliviar la inflamación crónica. La mejor forma de tomarlo es como “citrato de magnesio”
  • Practicá yoga…si ya sé, lo dice una profe de yoga…pero también una persona que trabajó muchos años sentada en una oficina padeciendo dolor de cuello. Y además, es ideal para relajar la mente, tené en cuenta que tus movimientos y diálogos mentales también pesan y necesitan aquietarse. Y el yoga volverá a balancear el desequilibrio energético entre cuerpo y mente.
  • Las almohadillas de semillas de lino y lavanda son ideales para utilizar calentitas y aplicar sobre las zonas doloridas

¡Dos tips extra!

  • Date baños de inmersión calientes con hierbas como melisa y lavanda. Utilizá cremas y aceites descontracturantes. Las hierbas ideales son: Lavanda, árnica, mejorana y enebro.
  • Una gran aliada para la inflamación y los dolores es la cúrcuma. Podes consumirla simplemente agregando una cucharadita en un vaso con agua.

¿Ya tenés el libro Crónicas de una millennial?

Ebook

Libro

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *