Cuatro mujeres de la Independencia argentina

A lo largo de los años, muchas mujeres que lucharon por sus sueños, ideas, derechos y formaron partes de eventos únicos e irrepetibles, no fueron reconocidas ni nombradas en los textos oficiales. En el día de la Independencia argentina, queremos homenajear algunas de las mujeres más importantes de la Independencia.


El 9 de julio de 1816, las Provincias Unidas del Río de la Plata declararon su Independencia de la corona española, poniendo fin a muchos años de dominación. En esa época, diversas mujeres tuvieron un rol muy importante, pero la historia las ocultó. En el día de la Independencia argentina, recordamos a algunas de ellas quienes mediante sus acciones batallaron para construir un país más justo e independiente.



Juana Azurduy, la heroína de la independencia (1780 – 1862)

Nació hace 240 años, en Chuquisaca -actual ciudad de Sucre-, Bolivia. Desde niña acompañaba a su padre en las labores rurales junto a las personas que trabajan sus tierras. De esta forma aprendió a ser una jinete y dominó las lenguas quechua y aymara, habilidades que resultarían muy importantes en su futuro como guerrera. Mujer comprometida con la Revolución y la guerra contra los realistas en la región del Alto Perú, su figura no sólo representó la lucha armada de la población indígena y mestiza alto-peruana agobiada por siglos de expoliación colonial, sino también porque fue una mujer que se involucró en la causa independentista y tomó las armas contra los realistas en una sociedad que vedaba el acceso de las mujeres a diferentes esferas de la sociedad. Reivindicar a Juana es hacer justicia con el papel de la mujer en los primeros años de nuestra patria: en 2009, Cristina Kirchner ordenó el ascenso al grado de generala del Ejército Argentino.

María Remedios del Valle, la madre de la patria (1766 – 1847)

Aunque no es extraño contar con mujeres en los ejércitos, a lo largo de la historia, la mayoría de ellas permanecieron en el anonimato. Existieron muchas que se desempeñaron en los frentes de batalla y, una de ellas, fue María Remedios del Valle nombrada “La madre de la patria”. Ella era una argentina de origen africano y su vocación de servicio la llevó a realizar trabajos de enfermería para auxiliar a quienes defendieron la ciudad porteña durante la segunda invasión inglesa, en 1807. Sin embargo, su espíritu patriótico la hizo ir más allá, incluso, para tomar las armas. Así lo hizo. Estuvo enlistada en distintas batallas como la de Tucumán, Salta y Ayohúma. Su marido y dos hijos no sobrevivieron a las guerras, mientras que ella continuó atendiendo a los heridos y arriesgando la vida por su tierra. Fue Manuel Belgrano quien, deslumbrado por su compromiso, disciplina y lealtad, la nombró capitana de su ejército.

Mariquita Sánchez de Thompson, la feminista independentista (1786 – 1868)

Más conocida como “Mariquita”, fue una referente de las mujeres de la elite rioplatense, una perspicaz observadora de la época impulsó la educación femenina y colaboró financieramente con la revolución. Fue una mujer con gran personalidad, durante su infanciaforjó una relación con Juan Manuel de Rosas, a través de un conocido en común. Para evitar la persecución por sus ideales, Mariquitase estableció en Uruguay en 1837. Desde allí, nunca dejó de escribir ni de exponer su punto de vista.A su vuelta, participó de la sociedad de beneficencia y continuó luchando con un espíritu independentista, feminista y liberal, en contra de muchos de los principios culturales establecidos en la región rioplatense de fines del siglo XIX.Su legado es tan importante que su retrato se encuentra en el Salón de las Mujeres Argentinas de la Casa Rosada.

“Macacha” Guemes, la madre de los pobres (1787 – 1866)

María Magdalena Dámasa de Güemes de Tejada, conocida como “Macacha”, hermana del General Martín Miguel de Güemes, nació en Salta. Es una de las mujeres más importantes de la Independencia argentina. A partir de 1810 trabajó junto a su hermano, el “padre de los pobres” en la causa revolucionaria. Su rol estuvo basado en trabajos de espionaje y misiones con otras mujeres. Ellas escondían en sus polleras, mensajes con información sobre los españoles que les hacían llegar al ejército de gauchosque combatió en el norte del país a las tropas españolas.Tras la muerte de su hermano, en 1821, Macacha continuó trabajando en la revolución y en el bienestar de su provincia defendiendo los intereses de las personas más postergadas.


Mirá nuestro especial web “Recicladoras” acá.

Entradas recomendadas