¿Qué es el disco menstrual y para qué sirve?

Toallitas de tela, copita y hasta esponjas marinas, son las nuevas alternativas que se están utilizando para los ciclos de menstruación. Pero ¿alguna vez escucharon hablar del disco menstrual? Este producto, también ecológico, es otra alternativa que surgió en los últimos años respecto a la gestión menstrual. Pero a diferencia del resto, este permite tener relaciones sexuales durante el periodo.


—¿Qué estás buscando? – preguntan alguien a mi costado.

—El disco menstrual- respondí.

—¿La copa? – repregunta la señora de mi costado.

—No, el disco- corrijo.

—¿Y eso? – expresa la señora con el ceño fruncido.

**

El disco menstrual es una especie de anillo similar a la copa ya que cumplen la misma función: recolectar la sangre durante la menstruación. Ambos son hipo alergénicos, ecológicos y reutilizables. Sin embargo, entre estos dos productos hay una gran diferencia: con el disco, se puede tener relaciones durante la menstruación.

¿Sexo y menstruación? Sí. A diferencia de la copa, el disco, se inserta en el cuello uterino, dejando el canal vaginal libre para que, durante dicho periodo, se pueda tener relaciones sexuales. Con la copa, en cambio, no hay lugar para la penetración, aunque sí para el sexo oral.

Otra diferencia entre ambos productos, es que, al momento de utilizar la copa, esta necesita un vacío para evitar así, posibles filtraciones. En cambio el disco no. Este se pliega a la mitad (logrando que tenga forma de 8) y se introduce por la vagina hasta el fondo del canal vaginal, una vez puesto, se acomoda y cumple su función por 12 horas.

A su vez, la copa para retirarla debe presionarse y volver a hacer vacío nuevamente para que salga con eficacia. Por el contrario, el disco no, solo basta tirar el borde con el dedo índice.

Una vez que se deja de utilizar, este se esteriliza –como la copa- con agua hirviendo durante 3 minutos y se guarda hasta el próximo periodo.

Lee también: “Alternativas ecológicas para la menstruación”



**

Mi experiencia con ambos productos

A fines del 2020 abandoné las toallitas de tela y me pasé al bando de la copita menstrual. Un año después, abandoné la copita y me pasé al bando del disco. ¿Cuál elijo y por qué?

Después de haber probado ambos productos, hoy elijo el disco. En mi experiencia personal, la copita me resultaba un tanto incómoda y por momentos, había filtraciones. En cambio, al utilizar el disco me sentí con mayor comodidad como si no tuviese nada puesto y por su mecanismo, dejé de tener filtraciones.

Sin embargo, al principio me costó adaptarme a él: al introducirlo, hay que acompañarlo un poco con la mano hasta que nos acostumbremos a utilizarlo ya que su forma de ubicarlo es distinta a la de la copa, ya que como se mencionó anteriormente, este se tiene que ubicar si o si en el cuello uterino para dejar libre el canal vaginal.

Si queres tener relaciones mientras menstruas o si simplemente la copita no te resulta cómoda y queres otra alternativa ecológica, te recomiendo al 100% el disco menstrual. Este se puede adquirir de forma online, ya que no se vende en comercios físicos, por el momento.


Durante todo marzo, 50% en el taller de Periodismo Ambiental.

¡Sumate!

Más info: tallerescronicos@gmail.com

Entradas recomendadas