Dos caras del mismo derecho: el aborto en Latinoamérica

Hace un año atrás, la interrupción voluntaria del embarazo se convertía en ley en nuestro país garantizando así procesos seguros y legales donde ninguna persona más debía enfrentar las condiciones de la clandestinidad. Esto, también, sirvió como esperanza para otros países de América Latina y el Caribe, donde el aborto es ilegal en todas sus formas (Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Haití). A un año de la legalización de la IVE ¿Qué pasa en nuestro país? ¿Y en el resto de latinoamérica?


Aborto en Argentina

El 30 de diciembre de 2020 se sancionó la ley 27.610. Esta ley contempla el acceso a una interrupción legal, segura y gratuita del embarazo hasta la semana 14 de gestación de forma voluntaria y a su vez, garantiza la atención postaborto para la persona que desea interrumpir el embarazo.

A un año de aquella noche donde se conquistó otro derecho que llevó décadas de lucha, el Proyecto Mirar –realizado por el CEDES y la Ibis Reproductive Health- releva datos de la situación en nuestro país respecto a la IVE.

En el periodo comprendido entre enero y junio de este año, se realizaron 25.894 IVE e ILES en todo el territorio nacional. De todas formas, a pesar de las leyes vigentes y protocolos para su procedimiento, existen desigualdades entre las provincias. Es decir, la ley existe, pero no se aplica de forma transversal a lo largo del país.

Según este informe, Ciudad de Buenos Aires, Tierra del Fuego y Jujuy presentan diferencias con las provincias de Formosa, Misiones y Corrientes. Los causales de esta brecha, radican en los recursos a los cuales se puede acceder, mejores registros de los prestadores, entre otros.

En relación al acompañamiento, Proyecto Mirar, revela la importancia de este. El 86% de las personas que decidieron interrumpir su embarazo, decidieron ser acompañadas por Socorristas en Red. El 75% decidió gestionar la interrupción en su hogar, bajo el acompañamiento. Y el 25% restante, acudió al sistema de salud público para llevar adelante el procedimiento.

A nivel nacional, en el sector público, se realizaron aproximadamente 32.758 interrupciones bajo el marco de la ley de IVE desde su sanción y promulgación.

¿Qué pasa en el resto de América Latina?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), por año se realizan aproximadamente 25 millones de abortos inseguros. Tres de cada cuatro embarazos que se interrumpen son peligrosos. Por aborto peligroso, se entiende no solo a la práctica sino a la consecuencia que queda del mismo, estas consecuencias están ligadas a la calidad de vida y bienestar, las mismas pueden ser:

  • Aborto incompleto
  • Hemorragia
  • Infección
  • Perforación uterina
  • Traumatismos en la vagina u órganos internos debido a la introducción de objetos para interrumpir el embarazo.

A su vez, un informe realizado por el Instituto Guttmacher, revela que en el periodo comprendido entre 2010 y 2014, en América Latina y el Caribe se realizaron casi siete millones de abortos y que más del 97% de las mujeres en edad reproductiva (edad comprendida entre los 15 y 44 años) viven en países con leyes de aborto restrictivas.

Aún en 2021, hay cinco países de esta región que tiene prohibido por completo la interrupción voluntaria del embarazo: Nicaragua, República Dominicana, El Salvador y Honduras.

Nicaragua

En el caso de Nicaragua, el aborto era legal únicamente cuando la salud de la persona gestante o del bebé, estaban en riesgo. Y solo en ocasiones, cuando el embarazo era producto de una violación. En 2008, tras la reforma del código penal nicaguarense, estos causales fueron eliminados, dejando así al aborto en la clandestinidad. En todos los casos. Sin lugar a excepciones.

Según un sondeo realizado por Human RightsWatch, este país presenta altas tasas en violencia doméstica y sexual, que puede derivar en embarazos no deseados, de los cuales no se tienen cifras oficiales por falta de datos. Los últimos –y pocos- datos disponibles, tienen data de 2016 y revelan que entre 2003 y 2013, 290 fueron detenidas o denunciadas por interrumpir sus embarazos.

República Dominicana

Desde 1884, el aborto es ilegal en este país en todas sus condiciones. Se stablece una pena de 2 años para quien se someta a la práctica y de 20 para lxs profesionales que lo practiquen. El 8% de las muertes maternas, son por abortos y se estima que, por año, 25 mil mujeres son atendidas por complicaciones relacionadas a interrupciones inducidas.

Este año, el congreso de República Dominicana, trataron una ley para reformar el Código Penal vigente en el país y despenalizar el aborto cuando:

  • Esté en riesgo la vida de la persona gestante.
  • El feto no pueda sobrevivir fuera del útero.
  • El embarazo sea por violación o incesto.

Esta reforma fue rechazada por el congreso, lo cual sigue dejando en la clandestinidad total al aborto en el país.

El Salvador

Hasta 1998, un embarazo se podía interrumpir por tres causales: riesgo para la salud de la persona gestante, riesgo para la salud del bebé o por embarazos productos de una violación. Pero en 1998, esta ley se derogó y el aborto pasó a ser completamente ilegal.

En el caso de que se detecte que una persona interrumpió su embarazo, la figura penal es la de homicidio agravado por el vínculo. En el país supone una pena mínima que va desde los 30 años hasta los 50.

La Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, estima que desde 1998 a 2020, 181 mujeres fueron detenidas por razones asociadas al aborto y a emergencias durante el embarazo. En 2017, la ONU alertó a este país sobre sus medidas restrictivas en materias de derechos sexuales y reproductivos, expresando que estas medidas afectaban profundamente a las mujeres más pobres.

Este año, organizaciones defensoras de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres de El Salvador, propusieron una reforma –por cuarta vez en 23 años- en el artículo 133 del Código Penal vigente. La misma proponía que el aborto sea despenalizado en las tres causales que regían hasta 1998, pero esto fue rechazado por el Congreso.

Incluso, diputados como Guillermo Galles, aseguraron que el aborto debería ser penalizado de forma más drástica ya que a pesar de ser 100% ilegal, se siguen detectando la existencia de esta práctica.

Honduras

Este país, mantiene al aborto ilegal desde 1982.

En América Latina, este país es uno de los países con la tasa más alta de embarazos adolescentes. Se estima, que, por año, se dan 30.000 embarazos en el rango etario de los 10 y 19 años y según un informe de la Human RightsWatch, se realizan aproximadamente entre 50.000 y 80.000 abortos clandestinos por año.

A comienzos de este año, el Congreso de Honduras, aprobó una reforma en la Constitución, la cual busca endurecer aún más la prohibición del aborto considerando penas de entre 3 y 10 años para aquellas personas que se sometan a la práctica. Aunque, se comprobó que en algunos casos la pena en las mujeres llega a los 40 años ya que se utiliza la figura de “Homicidio agravado por el vínculo”.

En Honduras, existe desde 2017, una línea creada por mujeres, para ayudar a otras que deseen interrumpir su embarazo. Esta línea funciona también bajo la clandestinidad –de hecho, fue suspendida en varias ocasiones- y les brinda a aquellas personas que se comunican la información necesaria respecto a abortos seguros y pastilla de emergencia.

En Argentina, para más información o en caso de inconvenientes con tu IVE, llamá a la Línea salud sexual 0800 222 3444 provista por el Ministerio de Salud. Para acceder al texto completo de la Ley 27. 610, hacé click acá.


Trash es el primer documental interactivo sobre residuos en Argentina.

¿Ya lo viste?

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.